Audiencia contra presuntos integrantes de una secta en Ñürüm se desarrolla de forma irregular

18 Agosto, 2020
6:26 pm

Spread the love

La audiencia de control de garantías en contra de tres personas, presuntos integrantes de una secta religiosa en el sector de Guayabal de Ñürüm en la comarca Ngäbe Buglé, por la presunta privación de libertad de seis personas, inició pasada las 8:30 de la mañana, pero se vio interrumpida una hora después, luego de que uno de los aprehendidos presentará problemas de salud.

De forma inmediata se dio aviso al 911 para su atención médica; sin embargo tras la evaluación del aprehendido se concluyó que se debía a qué el mismo no había ingerido alimentos lo que le provocó cierta debilidad.

Una vez se le brindó alimentación al aprehendido la jueza Ana González reanudó la audiencia, para qué se iniciara la legalización de la aprehensión.

Los detenidos dos hombres y una mujer de 38, 22 y 33 años todos hermanos llegaron pasadas las 6:45 de la mañana bajo estrictas medidas de seguridad a la sede del Órgano Judicial en David, dónde por motivos de bioseguridad estuvieron en una sala distinta acompañados de sus defensas y unidades de la Policía Nacional, mientras que la Juez de Garantías se mantenía en otra sala junto a un secretario y la encargada de comunicación.

Mientras el representante del Ministerio Público estuvo a través de videoconferencia desde la personería de Tolé en el oriente Chiricano.

A eso de las 12:00 mediodía cuando se encontraban en la fase de la legalización de la aprehensión, la defensa de uno de los aprehendidos sustentó que el caso no está bajo la jurisdicción de Chiriquí, por lo que no correspondía a esta provincia realizar la audiencia, dónde nuevamente la jueza decide decretar un receso.

Se espera que de acuerdo a las interrupciones que se han dado la audiencia se extienda pasadas las 5:00 de la tarde.

Cabe resaltar que las tres personas fueron capturadas por Unidades del Servicio Nacional de Aeronaval (Senan) el pasado sábado presuntamente por ser miembros de una secta religiosa que mantenía seis personas privadas de libertad y a quienes golpeaban y torturaban en la comunidad de Guayabal en Ñürüm, Comarca Ngábe Buglé.

Se conoció que en el lugar de los hechos se mantienen unidades del Senan y la Policía Nacional tratando de ubicar al líder de esta organización, que se presume se trate de un menor de edad.

Ante los cuestionamientos que surgieron cuando uno de los familiares de las víctimas señaló que la presunta secta religiosa se nombraba Mama Tatda, miembros de esta congregación religiosa salieron al paso para desmentirlo.

Fuente original de la Noticia


Spread the love