Degradación de la política criolla en su máxima expresión.

Elegidos algunos por el pueblo para esperar mejores días con sus aportes, y lo que se tiene es una pelea de millonarios y nuevos millonarios por mas poder y como eludir la ley.
14 Octubre, 2021
4:10 am

Spread the love

Por. Ramiro Guerra M./Jurista y Cientista Político

Ramiro Guerra. Jurista y cientista político.

Estamos viviendo una época, que nos remonta a la política criolla de antes de 1968, los tiempos del reinado pleno de la oligarquía y sus pugnas y contradicciones, que hicieron de la lucha por el poder; un territorio de lodo y fango, muy bien pudiendo caracterizarse como una decadencia de lo ético y el bien obrar.

En ese escenario histórico, con la presencia de una pujante clase media y popular que, hacía la diferencia, teniendo como eje de su acción programática, la solución del conflicto nación – imperialismo y la democratización del país. La época descrita, fue la de la patria mediatizada por un poder económico y político que, hizo de la política, su principal palanca de apropiación de dineros y recursos de la nación y del pueblo. La democracia, expresión de lo absurdo, una caricatura y dominante clientelismo, y eso pasaba como democracia representativa liberal, evidentemente signada por el control corporativista y directo del Estado.

Todo este mosaico de contradicciones, dado el golpe castrense y previa soluciones y definiciones internas, abrió curso a la aparición del sujeto que le daría otro rumbo de calidad, otro norte a la nación y a la dirección del Estado. Trazándose como objetivo la liberación nacional, lo popular y un concepto de democracia de arriba hacia abajo y de estos hacia arriba. El progresismo militar en su esplendor. Su rostro en la persona del general Omar Torrijos Herrera.

Similitudes parecidas con los tiempos actuales; tal vez, pero lo real y concreto hoy, es que estamos sumergidos en una grave degradación de lo ético en la política; una suerte en grado de negación del buen obrar y actuar, ha dado curso a una forma de política pragmática, utilitarista, del cómo hacer dinero desde el control del Estado. Un pragmatismo cuyos interlocutores han hecho del cinismo su modo de hacer y actuar.

Discursos lejos de contextos programáticos e ideológicos. La dominación, como en los tiempos del reinado oligarca, ya no es tan directa y grosera. Los resortes del poder económico, actúan más sofisticados; no necesitan estar de manera presencial; también aprendieron lo que para ello fue una experiencia amarga, perder el control del Estado.  Ahora actúan más como titiriteros y saben cómo transpolar su hegemonía a toda la superestructura de la sociedad.

Vamos a lo concreto, tanto como antes de 1968 y como ahora, el gran perdedor, el pueblo llano. Como escribí, somos un país rico, pero contradictoriamente pobre. Rico, pero atrasado en ejes fundamentales del desarrollo, como la educación, la salud y con instituciones que rayan en lo fallido; todo lo anterior en conceptos de democracia dineraria, clientelista, asistencialista, pero huérfana de reales espacios de participación y decisión ciudadana y popular. Escrito en palabras sencillas, todo lo anterior bajo la egida de un Estado – administrador de rúbrica burocrático antidemocrático, cuya dirección, hegemonía y dominio, le viene desde afuera por los factores de poder hegemónico en la economía, que igual que antes, han sumergido al entramado institucional en un mar de ineficacia.   ¿Cómo entender que el tema central en la Asamblea Nacional, sea el aporte privado a candidatos? ¿democracia prebendaría?

La realidad hoy, es como la leyenda griega de la caja de Pandora, hace buen rato fue abierta y los demonios de la maldad, de lo inmoral andan sueltos a la ancha y panza.  Lo peligroso, sus protagonistas llegan al absurdo, de creerse sus mentiras. La política elevada a una suerte de esquizofrenia y surrealismos propios de un escenario de tragedia. Pero como siempre escribo, la esperanza y el optimismo son fuerzas que abren nuevos horizontes. La historia siempre encuentra salidas de escape a lo trágico y perverso.

El incidente de Popi Varela y el expresidente Martinelli, no lo veamos como algo aislado, de la degradación en varios aspectos de la vida en la sociedad y en la cual  estamos sumergidos.

 


Spread the love