El 314 de los fugitivos y paralelos (1)

El Pacto MaMi con el 314, estableció la PARALELA, que no es CONSTITUYENTE
4 Marzo, 2021
12:04 am

Spread the love

Por: Miguel Antonio Bernal

Dr. Miguel Antonio Bernal

En primer lugar, y ante todo, es necesario precisar que el contenido del Artículo 314 de la constitución militarista vigente, es absolutamente contrario a la teoría, la doctrina y la historia del Derecho Constitucional a nivel mundial.

Fue incluido en la constitución impuesta de 1972, durante su cuarta reforma (1978, 1983,1993/4), con el propósito de eludir la posibilidad de la convocatoria de un proceso constituyente que desembocara en una Asamblea o Convención Constituyente que, entre otras cosas, diera al país un verdadero y moderno contrato social, mediante acciones de participación ciudadana realmente democráticas y democratizadoras.

Quienes  concibieron el 314, incluyeron, promovieron e impusieron dicho atorrante y denigrante Artículo, sabían perfectamente lo que hacían. Sus mentalidades antidemocráticas y anticiudadanas, urdieron su Caballo de Troya, bajo el celoso asesoramiento de sus aliados y protectores: los tres magistrados del Tribunal Electoral.

Recordemos que en el 2003 resurgió entre la población el clamor de convocar a una Constituyente y que, en una acción ciudadana sin precedentes, se recogieron decenas de miles de firmas para exigir se incluyera un quinta papeleta en las elecciones del 2004, en la que se preguntara si la ciudadanía quería o no una Constituyente.

Las esperanzas de amplios sectores se vieron burladas por las jugarretas del Tribunal Electoral y el engaño de todos los candidatos presidenciales que habían firmado su compromiso de apoyar la quinta papeleta.

Sin vacilaciones, ante el susto que les produjo la posibilidad de una Constituyente, multiplicaron sus reuniones de espalda a la población y concluyeron, al ganar Martin Torrijos las elecciones del 2004 el acuerdo que se conoció y  conoce, como el Pacto MaMi (Martin-Mireya). Dicho Pacto establecía el contenido de las apresuradas reformas a la constitución militarista para darle un cuarto aliento que fortaleciera el constitucionalismo autoritario y anti ciudadano.

Fue así que el gobierno saliente de Mireya Moscoso y sus diputados, pactan con el gobierno entrante de Martin Torrijos y sus diputados, para proceder a introducir las reformas a la constitución militarista. Era la excusa ideal para introducir la anómala, absurda y putrefacta figura de «asamblea constituyente paralela», que venían cabildeando desde años atrás los integrantes del Pacto Meta (PRD y los hoy PP).

Las refrigeradas oficinas de una reputada firma de abogados, sirvió de albergue a los fugitivos de la constituyente, para introducir una figura geométrica, como parte integrante del fortalecimiento del constitucionalismo autoritario. Su papel de espoliques aun no ha sido totalmente revelado pero, lo que si lo han sido son las graves consecuencias que dicha figura ha significado para la ciudadanía y la participación de los ciudadanos.

Durante 16 años los fugitivos de la constituyente y sus aliados, los paralelos, no han desperdiciado ocasión para utilizar el 314 como escudo protector y pertubador, en cada oportunidad en que el descontento social alcanza a blandir la necesidad de un proceso constituyente.

El 314 ha sido preservativo con látex del constitucionalismo autoritario, que tanto los fugitivos como los paralelos no han vacilado en utilizar y, lograr así, fraccionar, dividir, confundir y postergar el alumbramiento de un proceso constituyente.

El acelerado desgate del sistema político, las crecientes desigualdades sociales, la mala distribución de la riqueza, la ausencia de seguridad ciudadana, el poco me importa con la educación con la salud y el problema habitacional de las grandes mayorías, han aflorado gracias al COVID19, cuyo lado positivo es haber terminado de desnudar la incapacidad y pusilanimidad de la llamada clase gobernante y su partidocracia.

Así las cosas, por ello hoy, han corrido hace un par de semanas, a refugiarse en los brazos de los tres el Tribunal Electoral para que les emitiesen el Decreto 2 del 4 febrero del corriente, que les reglamente el trámite de recolección de firmas (551 mil), «para la convocatoria de una asamblea constituyente paralela».

(Continuará)


Spread the love