El fuero penal electoral se ha convertido en un manto protector de impunidad

El Fuero Electoral el algo totalmente innecesario en estos días y solo ha servido para aumentar la corrupción y el pillaje.
12 Octubre, 2021
7:29 am

Spread the love

Por. Ashley Powell /Periodista

El abogado Moisés Bartlett manifestó a un diario local que en la actualidad existen diputados electos por minoría de votos y candidatos con mayoría de votos no electos, lo cual va en contra de la voluntad popular, es decir, del soberano, ya que cada ciudadano tiene el derecho a un voto por lo que cada candidato solo debe surgir de ese voto y no de arreglos de cocina.

Respecto al fuero penal  electoral por lo que se rasgan las vestiduras los diputados, es un emblema de privilegio e impunidad. Una cosa es proteger el discurso y las alegaciones propias de los debates parlamentarios y algo muy distinto es cubrir las actuaciones públicas y privadas de los diputados sobre un manto protector de impunidad.

Para  Moisés Bartlett,  el subsidio electoral, quedó desnaturalizado del propósito para el cual fue creado, que era capacitar demócratas para fortalecer y desarrollar la democracia y ha quedado reducido a una suculenta vianda de la que viven dirigentes de partidos que secuestraron las organizaciones. Como resultado, cada día tenemos peores y más limitados dirigentes de los partidos políticos. Ese subsidio debe cumplir los propósitos que fueron concebidos originalmente.

“El financiamiento público debe ser equitativo, incluyendo de manera especial, a las candidaturas independientes, mientras que el financiamiento privado debe tener límites muy definidos “, recalcó Barlett.

Explicó que el ejercicio de adecuar el Código Electoral cada quinquenio una vez terminado las elecciones generales, descansa sobre el principio de encaminar pasos hacia el continuo perfeccionamiento del sistema electoral para nutrir la democracia electoral en dirección a la mayor participación ciudadana en equidad y transparencia.

En esta ocasión, la sociedad se ha encontrado frente al muro de los muy cuestionados y desgastados intereses de quienes ejercen el poder del Órgano Legislativo.  A propósito de ser objetivo, se debe consignar que los diputados que integran ese Órgano del Estado, gocen de legitimidad para ejercer las funciones y facultades que le confiere la Constitución Política, según las reglas por las que fueron electos y esa realidad resulta incuestionable.

La realidad social es por esencia evolutiva y desde esta perspectiva de nuestra naturaleza esas reglas electorales han traído como consecuencia la reelección infinita que sin duda alguna ha generado la prelación de intereses personales por encima de los de la sociedad.

Por ultimo, señaló que producto de esas reglas electoreras, anacrónicas, injustas, y carentes de equidad, es el secuestro de la Asamblea de Diputados por una minoría respecto a la mayoría nacional, síntoma del que también padecen organizaciones y gremios de la sociedad civil.

Fuente de la notica


Spread the love