Inflación pone contra las cuerdas al panameño

Cada día aumentan más lo productos de primera necesidad y los alimentos.
30 Mayo, 2022
5:58 am

Spread the love

Por. Miriam Lasso.

Expertos no ven luz al final del túnel, además del alto costo de la vida, Panamá podría enfrentar escasez de insumos para el agro, granos y cereales.

Los Panameños resienten la inflación que golpea a la mayoría de los países Latinoamericanos a causa de la covid-19, y el incremento del precio de los combustibles provocado por la invasión a Ucrania y las sanciones a Rusia.

El Índice de Precio al Consumidor (IPC), herramienta que mide la inflación en el país, registró una variación de 3.7%, según datos de la Contraloría General de la República.

La última cifra del IPC confirma una tendencia de crecimiento importante hacia el alza sostenida, lo que afecta directamente a los sectores más humildes de la población, detalla el economista Raúl Moreira.

Esto está influido por el comportamiento del sector transporte que está por arriba del 13%, impulsado por el gasto de combustible que se elevó hasta un 44.8%, además del costo de la pieza, una tendencia que viene desde principio de año, explica el experto.

El costo del combustible tiene un efecto generalizado dentro de la economía, y lo que suceda con el transporte, afecta a todos los sectores. «La pandemia ejerció presión sobre la oferta del petróleo y se agravó desde antes, y después del conflicto bélico», indicó.

Moreira no ve un mejor escenario a corto plazo y considera que las sanciones contra Rusia, país que provee 11% del petróleo, del gas y el carbón, tendrá efecto sobre el país, mientras prevalezca la búsqueda de nuevos mercados.’

3.7

es la variación interanual del IPC Nacional Urbano de abril 2022 -2021.

3.1%

la variación del IPC Nacional Urbano acumulado de enero-abril.

 

La realidad puede ser peor, reconociendo a Rusia y Ucrania como los más grandes productores de trigo, fertilizantes y cereales del mundo, lo que se traduce en un alto precio de estos bienes, y hasta una posible escasez.

Datos del IPC de la contraloría también dan cuenta de un incremento en grupos como restaurantes y hoteles (3.5%); alimentos y bebidas no alcohólicas (3.0%); educación (2.5%); vivienda, agua, electricidad y gas (1.8%); muebles, artículos para el hogar y para la conservación ordinaria del hogar (1.3%); bienes y servicios diversos (1.2%); salud, Bebidas alcohólicas y tabaco.

La inflación hace que la población deduzca gastos, lo que impacta en la capacidad de consumo, que a su vez retrasa el ritmo de reactivación de la economía, agrega Moreira.

Esta situación está generando una tormenta perfecta de intranquilidad social, indica el economista. Por un lado, el panameño está viviendo un preocupante incremento del costo de la vida, más de 275 mil personas menos ocupadas que en el 2019, y por otro, un PIB que crece a un ritmo impresionante de hasta un 15%, agrega.

Es una realidad que el Gobierno está apostando a sectores que dinamizan el PIB, pero que no son efectivamente generadores de mucho empleo, indica el economista. «Lo que importa a la gente es trabajar y generar sus propios ingresos, no que el PIB crezca, algo que no ven a dónde y para quién es el beneficio», cuestiona el experto.

Agrega que lo anterior es el resultado de la indecisión, lentitud y falta de proactividad con la cual han actuado las autoridades. «Esto se veía venir y el Ministerio de Economía y Finanzas debió presentar un análisis al Ejecutivo, así como las medidas para enfrentarlo», sostiene.

Para el experto, hay maneras de minimizar el impacto, una de ellas, la suspensión del cobro de impuesto de los combustibles. Para el economista, el gasto que representa congelar el combustible para el transporte es el doble, y solo beneficia a un sector, pero si suspendieran el impuesto, minimizaría el impacto sobre todos los sectores.

La inflación también está generando un escenario social al que hay que prestar atención, concluye el experto.

Fuente de la notica


Spread the love