La restricción en el ejercicio de la abogacía

Sanción a abogados con multas de 5 mil dólares a 5 millones de dólares por no informar sobre sociedades anónimas.
30 Octubre, 2021
7:39 am

Spread the love

Por. Alfonso Fraguela

Licenciado Alfonso Fraguela
El ejercicio de la profesión de abogado esta contemplado en la ley 9 de 1984, publicado en la Gaceta Oficial 20,045 del 27 de abril de 1984, reformada por la ley 8 de 16 de Abril de 1993, publicada en la Gaceta Oficial 22,267 de 20 de abril de 1993.

La Real Academia de la Lengua Española, define la palabra abogado como “Licenciado en derecho que ofrece profesionalmente asesoramiento jurídico y que ejerce la defensa de las partes en los procesos judiciales o en los procedimientos administrativos”.

Y sobre este concepto podríamos decir que es una función enmarcada en una relación directa con los integrantes de la sociedad.

En los últimos tiempos, esa relación estrecha ha sufrido cierto grado de fisura, por actuaciones de agentes externos que han buscado de manera gradual ir restringiendo esa relación (cliente-abogado), y como consecuencia de ello, el ejercicio de los profesionales del derecho.

Como ejemplo podría mencionar “los divorcios flash”, que es la denominación atribuida al proyecto de Ley No. 478 que modifica el Código de la Familia, que busca modernizar y actualizar los procesos de divorcios, para que se hagan de manera expedita y sin controversia, y sin la necesidad de abogados.

Igualmente podemos agregar, la existencia de tramites migratorios, y administrativos que han erradicado a los abogados por completo, restringiendo el desempeño profesional de muchos letrados en la República de Panamá.

Además, no podemos olvidar la camisa de fuerza que han hecho a la medida, con todas las normas que van desde las medidas de conoce a tu cliente contemplada en la ley 2 de 1 de febrero de 2011, y todas las disposiciones afines al tema.

Que a nuestro humilde criterio, reflejan la ineficiencia que tienen muchos países para controlar la evasión fiscal, y delitos en esa línea. Trasladando al jurista panameño, la responsabilidad delegada por Ministerio de la ley a cada sistema de justicia, tributario o fiscal de cada nación.

Toda esta situación a desnaturalizado la esencia del ejercicio de la abogacía, llevándonos a cumplir funciones que no son propia del ejercicio del abogado e incluso traicionar “el secreto profesional”.

Panamá actualmente, se encuentra en una de las tantas listas negras y la solución al problema que presentan las autoridades de nuestro país, es imponer el reporte anual de sociedades a los abogados, y en caso de omisión serían sancionados con multas de 5 mil dólares a 5 millones de dólares.

Luego de leer durante esta semana esta propuesta, me pregunte ¿si los abogados necesitamos abogados?, o la indiferencia de quienes expresan “como yo no hago sociedades anónimas no me interesa”, es tal que no han asimilado que es una restricción al ejercicio de la profesión.

Muchos preguntan ¿qué dice el Colegio? Pero imaginemos que no existe el Colegio, ¿qué haría usted distinguido profesional del derecho para defender su profesión, la forma de llevar el sustento a su hogar, alimentar a su familia y educar a sus hijos?

No podemos pretender que los demás solucionen nuestros problemas, ni tampoco guardar silencio frente a ellos.

Si no somos capaces de defender nuestro propio derecho al ejercicio de la profesión, mal podremos defender los derechos de los ciudadanos de este país.


Spread the love