La Soberanía ni la dignidad se comen, es verdad. Pero tampoco solo de pan vive el hombre

Cada barco que transita por el Canal de Panamá debe ondear la bandera panameña
20 Febrero, 2021
6:44 am

Spread the love

Por. Carlos Castillo   

La experiencia que vivió este practico del canal, es fabulosa, colosal, apuesto que sus hijos y nietos se sentirán contentos de la histórica remembranza y de su actitud Ricardo Caballero es de esos patriotas iconos de la patria buena. ¡Todos! Debiésemos tener comportamiento igual y alejar el transfuguismo oportunista y traicionero. Quien vende su patria, también es capaz de vender a su madre.

Historia de Ricardo Caballero 

«El buque de guerra norteamericano USS Independence transitó el Canal de Panamá este nueve de enero en dirección sur. El mismo estaba programado para utilizar las esclusas de Gatún pero, debido a su configuración y especiales características la Autoridad del Canal consideró que sería más seguro si el buque subía al lago Gatún por las nuevas esclusas de Agua Clara. No obstante, el comandante de la embarcación precisó tener instrucciones explícitas de que su buque transitaría por las viejas esclusas a pesar de las recomendaciones de los prácticos abordo.

Luego de más de una hora de deliberaciones y recurrentes llamadas telefónicas por parte de el comandante de la nave con sus superiores para obtener una autorización para cambiar el procedimiento el USS INDEPENDENCE zarpó del muelle 16 en Cristóbal hacia las esclusas de Agua Clara bajo una intermitente llovizna. Desde el alerón de estribor del buque presencié como nuestro emblema nacional era arreado. Supuse por un momento que lo estaban bajando porque, tal vez, lo habían izado invertido, algo que comúnmente sucede con nuestra bandera. Me día cuenta sin embargo que el plan simplemente era prescindir del mismo, mientras que la bandera norteamericana permanecía a tope de asta.

Un sentimiento de indignación me invadió en ese momento y con mucho respeto, aunque con toda la firmeza envestida en mi cargo, me dirigí al personal que ya se disponía a engavetar nuestro símbolo patrio. ¿Qué hacen? ¿Por qué bajan la bandera panameña? Me di cuenta que mis preguntas incomodaron a los marineros. No supieron que responder. Les aclaré, casi en el mismo tono en que se da una orden, que nuestra bandera debería permanecer izada durante  la travesía de la embarcación por las aguas de nuestro canal.

Sin más demora nuestro pabellón volvió a lo alto, justo al lado del de ellos, regiamente ondeando. Y el buque transitó por las nuevas esclusas, unas  esclusas nacidas de nuestra propia iniciativa. Unas esclusas que además forman parte de nuestro canal ampliado, el cual fue construido bajo nuestra administración. Un canal ampliado nacido en los albores de un nuevo Panamá, de un Panamá soberano. De un Panamá cuyo cerro Ancón vuelve a guardar las huellas de nuestros pasos, gracias a la gesta de 1964.

La bandera portada tiene significancia histórica, ya que los estudiantes del Instituto Nacional la habían cargado en 1947, durante demostraciones contra el tratado Filós-Hines y en demanda de la retirada de las bases estadounidenses. Aún espera por el patriota que la porte nuevamente

La indignación que sentí me hizo reflexionar acerca del profundo sentimiento patriótico que debieron haber experimentado los panameños, especialmente aquellos jóvenes estudiantes que entregaron su vida, aquél 9 de enero de 1964. Es imaginable la frustración, el dolor, y la impotencia que sufrió el pueblo panameño ante tal humillación. No, no podría yo permitirme que nuestro emblema fuese arreado cuando el de ellos permanecía izado. No en nuestro canal, no en nuestra tierra, y no por la memoria de los mártires.

No considero la violencia la mejor vía para resolver un conflicto, pero estoy seguro de que si hubiese sido testigo de los acontecimientos de aquel entonces hubiese clamado porque se me facilitase un arma para defender lo que siempre ha sido nuestro. La experiencia de hoy me hace comprender aún mejor el significado del 9 enero. Considero que nuestros jóvenes de hoy deben ser mejor informados en el tema para que se sientan identificados con su país. Para que lo cuiden, trabajen por el, y sobretodo lo defiendan de los nuevos invasores que desde adentro pisotean el legado de nuestros mártires: los corruptos.

Algunos dirán que la soberanía no se come, yo opino que es mejor una comida de pobre cargada de  dignidad que un exquisito manjar colmado de humillación. Viva Panamá, vivan los panameños decentes, y vivan siempre en nuestra memoria los mártires del 9 de enero.


Spread the love