Las miserias de un jubilado

conseguir la cita es una verdadera tragedia y ni se diga cuando se trata de una especialidad, en muchas ocasiones cuando la misma llega ya la persona falleció. Sin medicamentos y jubilaciones en el piso.
13 Octubre, 2021
5:28 am

Spread the love

Por. Mariano E. Mena/FUNDADOR Y EX SECRETARIO GENERAL CGTP

Parto por afirmar mi convicción y profundo respeto por la visión y nobleza con la que fue inspirada y creada la Caja del seguro social, la cual; de no ser por los depredadores sin ningún tipo de sentimiento ni respeto por el valor de la persona humana, debiese servir a sus verdaderos dueños y no lo que hoy sucede que quienes dirigen, administran y ejecutan sus planes y programas dejaron de tener sentimientos.

Comencemos por lo más simple que requiere un asegurado que es buscar la atención médica al momento de tener alguna dolencia o enfermedad; es todo un calvario debido a que conseguir la cita es una verdadera tragedia y ni se diga cuando se trata de una especialidad, en muchas ocasiones cuando la misma llega ya la persona falleció, le sigue la atención del personal que da la cara al asegurado, patanes, irrespetuosos desalmados, tratan al asegurado como si fuese una cosa y no un ser humano, después la atención médica, muchos llegan cuando les sale del forro, otros ni siquiera llegan y el asegurado padeciendo y finalmente la entrega de medicamentos los cuales en su gran mayoría en los casos de enfermedades crónicas nunca existen y lo mismo pasa con los exámenes de rigor que casi nunca te los pueden hacer por falta de reactivos.

A todo ello, súmele que el asegurado debe correr a comparar sus medicamentos a farmacias privadas a precios de usura y realizar los exámenes en laboratorios privados con precios impagables, con las pensiones de miseria con las que se jubilaron la seguridad social los tiene en el más absoluto abandono y eso que debemos cuidar y proteger a nuestros adultos mayores.

¿Dónde está la administración y dirección de esa entidad tan noble que no hacen frente a tanta deshumanización? qué hace la Junta Directiva que no pide rendir cuentas a los administradores frente a tanta desidia administrativa?

Y qué decir de las miserables jubilaciones con las que se fueron nuestros viejitos; jubilaciones que hoy no alcanzan siquiera para la compra de la canasta básica de alimentos y mucho menos para el pago de los servicios básicos como lo son luz, agua, basura y por qué no; un servicio de cable para que se distraigan.

Los jóvenes de hoy serán los adultos mayores de mañana y nos viene una lucha titánica, tenemos que rescatar la Caja del Seguro Social y ponerla verdaderamente al servicio de los asegurados y no que algunos cuantos asegurados se sigan sirviendo de ella como ocurre hoy.

La caja es de todos y tenemos que defenderla, sí quienes dirigen y administran tuvieran un poquito de vergüenza debieran renunciar ya mismo por inútiles e incapaces.

 

Fuente de la notica


Spread the love