Latinoamérica, un retorno a la izquierda

La tendencia será elegir a a aquellos que no representen nada del pasado.
19 Junio, 2021
8:32 am

Spread the love

Por. Ezra Homsany

En un sesudo artículo aparecido en Bloomberg, el periodista Ethan Bronner pronostica para la mayoría de los países de nuestro hemisferio, un rechazo al reinante neoliberalismo, lo que hará posible que gobiernos mas sintonizados a las crecientes necesidades del sector popular, sean electos en las próximas elecciones.

En Perú, el maestro rural Pedro Castillo está a punto de ser proclamado presidente. En Colombia, el politólogo Raúl Gallegos afirma que el exguerrillero del M-19 Gustavo Petro, se alzará con la victoria en las elecciones de mayo próximo. Ahora que la Corte Suprema de Brasil ha habilitado la carrera política de Luis Ignacio Lula Da Silva, según las mas recientes encuestas, surge como favorito para retornar al poder en las elecciones de octubre del 2022. Y en Chile, luego de enconadas protestas que terminaron en violentos disturbios, Daniel Jadue está a la cabeza de los candidatos en las elecciones que se celebraran el próximo noviembre. Hay que recordar que tanto México como Bolivia y Argentina , ya tienen gobernantes de centro izquierda.

¿ Por qué? Las razones son múltiples. “Debes empezar a pensar sobre una diferente Latinoamérica”, dice Brian Winter, vicepresidente de la Sociedad/Consejo de las Americas. Como afirma Cynthia Arnson, directora del Wilson Center en Washington, dado el devastador impacto económico y en salud pública de la pandemia, y la correspondiente corrupción (que nuestros líderes han aprovechado, agrego yo), el sentimiento popular es ahora “saquen a los inescrupulosos”.

Sin embargo, Arnson se inclina por no abusar del término izquierda, sino catalogando la presente coyuntura política como “volátil”. Bronner, en su artículo en Bloomberg, hace dos observaciones, mutuamente excluyentes y paradójicas. La gran mayoría de los latinoamericanos reconoce los “modelos fallidos”. Obviamente, no los quieren. Y agrega que gran parte de las protestas han sido liderizadas por el descontento estudiantil y juvenil, no por la oposición política, que, sin embargo, se nutre, aprovecha y beneficia de ella.

En este mapa rojizo se pueden resaltar dos notables excepciones. En las últimas elecciones acaecidas en México, el partido de López Obrador perdió escaños en el Congreso. Y Ecuador recientemente eligió a un gobernante derechista.

Como lo recuerda Bonner, actualmente Latinoamérica se destaca por ser una de las regiones con menos crecimiento económico del orbe. Asimismo, la desigualdad económica y social se ha exacerbado con la pandemia. Con mas de 25 millones de infectados y cerca de un millón de muertos, los sistemas de salud de casi todos los países han colapsado. La mayoría de la empleomanía informal no tiene cuentas bancarias, por lo que en muchos países no se han podido beneficiar de la ayuda gubernamental. Muchos miembros de la élite económica y política se han ido a vacunar el exterior, hecho sabido por las masas populares, lo que enciende el descontento y resalta la incompetencia gubernamental.

En todo este panorama, ¿Cómo queda Panamá? Por ser un país de no mucha población, la proporción de ciudadanos vacunados, comparada al resto de Latinoamérica, es medianamente satisfactoria. Pero no así la percepción sobre nuestros gobernantes. Al presidente Cortizo se le ve como un líder reactivo, mas interesado en contener las presiones de su partido, el PRD, que como incansable luchador interesado en acabar con la corrupción.

A mediano plazo, creo que todo esto favorece una candidatura independiente, desligada de los partidos tradicionales, y no una vuelta a la izquierda en las elecciones del 2024.

El autor es licenciado en relaciones internacionales

Fuente de la notica


Spread the love