No se Trata de Lamentar si no Edificar

14 Diciembre, 2020
5:50 am

Spread the love

Por: Sara Isabel Pantoja | Periódico Constituyente

Los tiempos son difíciles, hoy más que ayer, y este año peor que el pasado. Pero el ser humano no puede quedarse en el pasado, por el contrario, continuar con los días que toca vivir, ayer no se puede cambiar, el hoy es la preparación para cambiar el mañana.

La escasez es mucha

En toda sociedad es sustancial el controlar su mundo la posibilidad de elegir es una libertad importante. Es fundamental, tener en cuenta que aquello que elijas repercutirá en otra persona y hasta socialmente. Hay decisiones que no pueden ser sentimentales si no racional y generacional, incluir a todo aquel que se vea afectado directa o indirectamente de forma negativa o positiva con tal determinación. Esto es algo habitual en los seres humanos y en las relaciones sociales, es sustancial preguntarse si realmente es lo correcto o se trata del espejismo de una influencia como tal.

En este caso es necesario saber, que para tener los resultados que deseamos, lo primero que hay que hacer es aceptar que cada paso, actitud o acción que hacemos o damos en la vida es nuestra responsabilidad y de nadie más. Si queremos ver las cosas diferentes o que sea diferente, nos es imperante tomar en cuenta una decisión individual que a su vez repercutirá colectivamente. La influencia social tiene que ver con la forma en que la persona se percibe a sí misma en relación con el factor de influencia que la vincula a otras personas y a la sociedad en general.

Las tres áreas de influencia social son la conformidad, el cumplimiento y la obediencia a la ética.

La conformidad cambia la forma en que nos comportamos en la medida en que buscamos la pertenencia, la aprobación y la amistad de los demás. La misma, puede incluso cambiar nuestras creencias y valores adaptándolas a las de nuestros compañeros y superiores admirados.

El cumplimiento supone que una persona hace algo que se le pide hacer por otro u otros. La persona puede optar por cumplir o no cumplir, aunque los pensamientos y actos de recompensa y castigo social los pueden llevarlos al cumplimiento en algunos casos, cuando en realidad no se quiere cumplir.

La obediencia es diferente al cumplimiento, ya que supone obedecer y hacer un deber prometido u obligado, un compromiso adquirida de alguien a quien se acepta como una figura de autoridad. En el cumplimiento en obediencia a lo prometido es tener ética. De tal forma que para tener éxito y lograr lo mejor en cuestión de respeto y ética personal, profesional y moral, de ti mismo debes asumir toda la responsabilidad por tus acciones lo que cumples o dejas de cumplir no depende si no de ti mismo.

Los cambios son posibles y solo depende de ti, y para lograrlos es necesario aceptar y creer que cada aspecto de la vida es responsabilidad tuya y de nadie más. No importan cuanto haces, si no cómo lo haces, todos sabemos lo que queremos hacer, pero no todos hacemos lo correcto. Para cambiar nuestro entorno personal y si queremos hacer en plano social es necesario desarrollar las áreas intelectual, emocional y hasta espiritual, es vital ser personas de ética estable, hacer de ellas un estilo de vida y esta a su vez te facilita cumplir con la demanda social que tanto se necesita generacionalmente.

Pero lo más notorio en el ser humano hoy, es un estilo de convencidos y convicciones y una de ellas los lleva a creer en tal o cual cosa. Y unas ves que la creencia se hace una convicción, la misma es el motor que dirige al hombre. Y no hay cosa más triste en la vida que llegar al final, mirar hacia tras y ver que siempre vivimos haciendo lo que otro quiso que hiciéramos y no nosotros mismo, el arrepentimiento es la peor culpa del ser humano, cuando podríamos haber sido, hecho y tenido mucho más.


Spread the love