Panamá, un país de sobrevivencia

La inexistencia de oportunidades para la clase media a dejado a profesionales sin trabajo
8 Mayo, 2021
6:39 am

Spread the love

Por. Alfonso Fraguela

Licenciado Alfonso Fraguela

Panamá viene enfrentando desde el gobierno pasado, una precaria situación económica que tuvo su impacto en la población.

La esperanza de los ciudadanos que un cambio de administración en la cosa pública, trajera mejores días fue algo que no llegó, o por lo menos a dos años de gestión gubernamental no lo vemos en puerta. La pandemia del COVID-19, ha resultado la respuesta milagrosa por excelencia a preguntas como ¿Por qué las empresas cerraron? ¿Por qué no hay empleo? ¿Por qué esta todo lento? La respuesta es por el COVID-19, y esto nunca ha pasado.

La pandemia se entrelazo con la ausencia de acciones encaminadas a sacarnos de la crisis económica, dando como resultado lo que tenemos. El ensayo y error, es la mejor forma de poder justificar la inexistencia de oportunidades que la sociedad panameña viene enfrentando desde hace varios años.

Los gobiernos se han convertido en despachadores de problemas, y es lo que destacan. El no tener actos claramente definidos que den resultados positivos inmediatos los convierte en una quimera.

No quiero que esta reflexión se mal interprete, no hablo que el gobierno contrate al pueblo, porque no es una agencia de empleo, además es imposible sostener un economía en ese sentido.

Pero lo que sí puede, como regente de la cosa pública, es crear las condiciones propicias para la inversión en nuestro país, ya que poseen los mecanismos idóneos para articular y presentar un escenario atractivo a la inversión extranjera.

Las gestiones en pandemia del Ejecutivo, han sido encaminadas a tratar de quedar bien con dos sectores de la población la clase pobre y la clase alta representada por bancos y financieras, dejando en orfandad a los profesionales que representan la clase media del país.

Para éstos últimos, la receta fue vayan a los bancos y financieras a renegociar sus préstamos y así lo hemos tenido que hacer, en medio de contratos suspendidos y de falta de circulante en la calle.

Aunque se ordene la apertura gradual de las actividades económicas, hay una realidad indiscutible, las oportunidades la han tenido los negocios de alimentos, gel alcoholado, guantes desechables, estos nunca han vivido los efectos de crisis económica en la pandemia. Mientras que para el resto de los ciudadanos, Panamá se ha convertido en un país de sobrevivencia.


Spread the love