Patriotas que fueron olvidados

Los personajes que han actuado en en un momento de la historia y otros se han llevado la gloria de los hechos, no deben ser olvidados.
22 Septiembre, 2021
7:21 am

Spread the love

Del Editor

Algunas de las personalidades que nuestra historia no les ha dado su lugar y han pasado al olvido.

-María Ossa de Amador.

A la muerte de su esposo Manuel Amador Guerrero por urgencias económicas viajó a Europa y falleció en Charlote Carolina del Norte.

-Santos Jorge.  El músico de nuestro himno que fue destituído del cargo de Director de la Banda Republicana y fue olvidado, paso encerrado en las paredes del conservatorio Nacional dictando clases de solfeo.

-Jerónimo de la Ossa. El autor de la letra del himno Nacional.  De gran capacidad era matemático, ingeniero y poeta.  Sus adversarios no reconocían su talento y no aprobaron la partida para eregir un busto a su memoria.

-Max Lemm. De origen alemán, artista geógrafo y profesor  de dibujo de la Escuela Profesional Isabel Herrera Obaldía. Es el pintor de el primer Escudo de Armas. No fue reconocido, en las últimas décadas fue que se sacó del ostracismo.

Al ir perdiendo la visión, solicitó una pensión que le fue negada, debió pasar al exilio voluntario y murió ciego.

-Nicanor Villalaz. El que diseñó el Escudo, fue víctima de la política criolla, no se le reconoció su talento y arte, se debió dirigirse a Centroamérica y falleció el 21 de abril de 1932.

-Manuel Encarnación Amador. El hijo del primer presidente, dibujó clandestinamente nuestra enseña.  Excelente pintor, hombre de letras, ocupó el cargo ad honoren de Ministro de Hacienda y Tesoro.

En Nueva York realizó exposición de sus obras pictóricas. Transcurido el tiempo, para sobrevivir se dedicaba a dictar clases de puntura en un cuartucho de la Escuela Nacional de Pintura. Al ser olvidados por los mandatarios de turno. Se le vino una enfermedad y tenía que visitarlos cafés de la plaza 5 de Mayo con el ánimo de que alguien sufragara sus apuros económicos.

Fue recluido en el hospital por afecciones y pérdida de visión. Pobre y triste exigió una pensión, la cual se le otorgó el día después de su muerte.

Hemos creído oportuno reproducir la narración hecha por el Historiador Rommel Escarreola Palacios. Para los que no conocían el final de estos próceres.


Spread the love